LA AUSENCIA DE FIGURA PATERNA NO GENERA ACTITUDES VIOLENTAS


La Red Estatal de Entidades de Familias LGBTI niega que la ausencia de figura paterna sea determinante en las conductas violentas de menores y exige rigor para abordar temas que pueden generar y alentar actitudes discriminatorias. Los datos vertidos por Dña María Calvo, que vinculan delincuencia juvenil y conductas violentas con ausencia de figura paterna y que además invita a los matrimonios formados por dos mujeres a asumir un rol paterno se basan en prejuicios y generalidades qué convertidos en teoría pueden ser alentadores de conductas discriminatorias. Diferentes entidades de familias lgbti de todo el territorio español aseguran que son decenas los estudios e investigaciones científicas desarrolladas en los últimos 30 años las que acreditan que los hijos e hijas de estas familias no presentan rasgos diferenciadores significativos con quiénes viven en
los entornos de familias heteronormativas.


Las organizaciones exigen tanto a los medios de comunicación como a la investigación en las universidades un mayor rigor en sus planteamientos y conclusiones a la hora de difundir afirmaciones que van en detrimento de las valoraciones en igualdad de todos los modelos familiares. Debemos tener en cuenta que la sociedad actual ya no se rige exclusivamente por las relaciones binarias hombre/mujer ni los roles que representan son los que de este pseudo-estudio se desprenden.

En primer lugar la lucha feminista y en segundo lugar la lucha lgbti trabajamos sin descanso para defender una sociedad igualitaria y respetuosa con la diversidad, luchando por acabar con la masculinidad tóxica, que a nuestro entender es a la que se refiere la autora del trabajo, Sra. María Calvo, que con muy poco acierto recomendó “una formación” para que estas madres asuman dos roles, de forma “que una ejerza un papel paterno y otro el materno”. Nos preguntamos qué quiere decir con “papel paterno” y “papel materno”. Asumimos pues que la Sra. Calvo cree que los hombres y las mujeres no somos iguales y que nuestro rol en la familia debe seguir siendo distinto y por ende
no generar relaciones igualitarias para, a su entender, evitar la delincuencia. Estas afirmaciones nos parecen auténticas aberraciones.

Es nuestro deber hacerles saber que durante los últimos treinta años se han realizado un buen número de informes e investigaciones serias (y no pseudociencia) que afirman todo lo contrario, tales como los estudios de la Dra. Maria del Mar González (Universidad de Sevilla) , o los de la Dra. Dolores Frías Navarro de la Universidad de Valencia , Golombok, S. (2016) de la Universidad de Cambridge por nombrar unos pocos, los hijos e hijas criados por familias homoparentales tienen un
desarrollo absolutamente normal si no mejor que la mayoría ya que obtienen mucho mejores resultados en afectividad, empatía y respeto por la diversidad. Aunque es probable que la Sra Calvo, que también prefiere las escuelas segregadas por sexos, no se haya parado a contemplar nuestra realidad obviando que los pseudo-estudios en los que ella se basa tienen un sesgo marcadamente heteropatriarcal y heteronormativo lo cual no ayuda en absoluto a alcanzar una sociedad más igualitaria, aunque ese pareciese ser su borroso objetivo.

Desde la Red de Familias LGTBI negamos rotundamente las afirmaciones de la Sra Calvo y emplazamos a los medios de los que esta señora se ha servido para verter tan horrendas afirmaciones que den cabida a nuestra respuesta que sí se basa en estudios veraces y contrastados.

Noticia relacionada:

Un estudio destaca el rol “insustituible” del padre en la educación de los hijos

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com